domingo, 27 de abril de 2008

VALCORCHERO: La nueva ola II ... quien dijo que las segundas partes nunca fueron buenas

La verdad es que nunca sabes donde irán a parar tus pasos en un futuro, ni que cosas vas a descubrir allí donde vayas. El amor muchas veces es la guía y la valentía de seguirlo tiene como recompensa la felicidad…

Pues lo que os a continuación os contaré es la historia de un escalador que, aunque no tengo el gusto de conocer en persona, ha estado en los últimos meses viviendo en Plasencia (Cáceres), y trabajando mucho en la escuela de escalada de Valcorchero para poder aportar buenas vías y un montón de magníficos bloques, en dos nuevos sectores.
Esta es su historia, pero podría ser la de cualquiera de nosotros en un futuro, cuando el destino nos lleve de acá para allá a su antojo.

Muchas gracias de antemano Isaac por la información que me has proporcionado y por el trabajo realizado.

Hace unos días publique un artículo sobre la escalada en Valcorchero y las nuevas vías que se habían abierto en los últimos años, en este hacía referencia a un nuevo sector, al que desde ahora ya podemos llamar “autoescuela” aunque por el grado de sus vías “Jara” 8a/b y “No solo de espárragos vive el hombre” 7b+? (clean), hay que ir con el carnet de escalador bien preparado.

Os preguntareis porque inicio así este artículo, con cosas que a priori no tienen nada que ver con esto de la escalada, pues os voy a contar la historia, del chico que firma las vías y bloques que aquí se presentan, pues así, igual, entenderéis mejor estas reflexiones.

Y es que siguiendo los pasos de una relación con su chica (Jara), puso rumbo a tierras extremeñas desde su Barcelona natal, cambiando la roca de Montserrat por el duro granito de la dehesa extremeña, y con él todo su equipo de escalada y equipamiento.
Quiso el destino también, que empezase a descubrir Valcorchero, sus encantos y sus rincones, convirtiéndose en poco tiempo en su particular paraíso, como el de muchos de nosotros.
Pero al ir descubriendo más y más, empezó a vislumbrar nuevos caminos y a soñar con nuevos bloques que iba limpiando y escalando día tras día, ayudado en la faena por amigos de visita (Isidro, Bruno y Oriol) y por Adrián, un chico de Cuenca que estaba en su misma situación.

Cuenta que el primer bloque que abrió “Zarpa” 6a, fue el detonante para que explotara la zona, pues le motivó muchísimo y llevó a la apertura de “Venga lo que sea”, “Sube tu que a mi me da la risa”, “Butterfingers”, “Cigronet” o “Tope Boe” por destacar algunos.

Por esto y por mucho más es tan rica la escalada, allá donde se practique y sea cual sea la modalidad, pues siempre habrá un rincón donde podamos disfrutar de ella allí donde vayamos, ya sea en las magníficas chorreras de Tailandia, en el panel de nuestra casa o en el muro de piedra que hay en la casa de al lado.

De nuevo gracias a Isaac por su colaboración en el blog y animar a la gente a que publique como él, pues esto es un poco de todos y para todos.

Y como finaliza su mail: “Valcorchero solo hay uno”

Al lío!!!

1 comentario:

Pedro Roque dijo...

Felicitaciones a Isaac por su excelente trabajo en Valcorchero.

Yo, que sí que tengo la suerte de conocerlo personalmente, puedo afirmar que las personas con su envidiable entusiasmo, dedicación y calidad técnica, son las que despiertan en nosotros la admiración e interés por conocer cosas que hasta ese momento nos habían pasado desapercibidas.

Gracias a él, a pesar de que el extremeño soy yo (parece que debiera ser al revés), he conocido, paseado y "gateado" por esas esculturas naturales que abundan en Valcorchero en medio de un paisaje cálidamente mágico.

Pedro R.