viernes, 13 de agosto de 2010

RUMENES: 5 *****.... Escalada deportiva con nombre propio.

Oí hablar de Rumenes, por primera vez, hace unas semanas en el refugio de Vega Urriellu, mientras Javi y Nacho nos desgranaban las bondades de sus chorreras y el estilismo de sus curvas. Las comparaciones son odiosas, pero este sitio jugaba a ser el Kalymnos español.

Más lejos aún de esta fotografía inicial, la zona se nos presentó, días después, como una verdadera joya en su estilo, incomparable marco para pulir yemas y desgastar días, colgando de sus estructuras, degustando su clima y disfrutando con su atlética escalada; una zona con estilo propio y un potencial inmenso que poco a poco se hará, sin remedio, un hueco el los lugares idílicos de nuestra geografía.


A medio camino entre Potes y Panes, el Desfiladero de la Hermida, tallado por el rio Deva, se presenta como un abrupto paso, alicatado con grandes murallas de caliza, entre los Picos de Europa, y como tal, un escenario perfecto para la práctica de la escalada en todos sus estilos. Muchas pequeñas zonas, que unidas amontonan un buen puñado de itinerarios, pasan desapercibidas a los visitantes y gozan de cierto secretismo para los locales.

De entre todas, Rumenes, hoy por hoy, puede que sea la más conocida, debido en ciento modo, a la aparición de un artículo en la revista Escalar Nº65. Fotos atractivas y la posibilidad de escalar en verano sin sudar, son motivo más que suficiente para hacer una visita o dos o tres...


Cuenta la historia, que hasta hace pocos años, 3 o 4 a lo sumo, la materia prima sin transformar esperaba impasible la visita de los equipadores, para , taladro en mano, dar sentido a las rutas deportivas que actualmente pueblan las paredes, sin prisa pero sin pausa, con un run run que dará para muchos años, muchas rutas y gran variedad de sectores, conformando una de las zonas con más futuro de España.

Por lo que hemos podido valorar en los pocos días que hemos pasado en la zona, es necesario dominar el 7º grado para moverse por sus rutas, predominantemente de continuidad y ocasionalmente con secciones a bloques entre tramos de continuidad.

Hay dos zonas destacadas, por un lado la cueva inferior (5min) con vías que no superan los 20 metros y por otro lado el gran muro superior (10min) con rutas de hasta 45 metros de altura.

Reposos aparte en "La colodra", 7c...

Para llegar, si vamos dirección Potes-Panes, pasaremos el pueblo de Rumenes y a 500 metros, a la derecha, veremos un aparcamiento para 4 o 5 coches, desde allí, las paredes son visibles y el camino evidente.


Los croquis los podremos encontrar en la revista citada anteriormente o en la Posada de "la Cuadrona" situada en el pueblo de La Hermida y que por cierto hace muy buen café.

Os dejo las reseñas que nosotros mismos hemos elaborado durante los días que estuvimos allí, los grados son los que estaban puestos en los croquis originales, pero consideramos que van un poco ajustados.

Javi encadena "Ley innata" una vía de grado desconocido que propone de 8a/+

Después de dos días de escalada, tras bajar del Pilar del Cantábrico, los dedos desgastados, alguna que otra contractura, resultado de casi una semana de actividad ininterrumpida, encadenamientos de varios 7c a vista y 8a/+ en dos peques por parte de Javi, los objetivos cumplidos y algún que otro proyecto para la próxima, ponemos rumbo a casa, prometiéndonos que entrenaremos más y volveremos pronto a poner el punto rojo a esa ruta insolente que ha resistido en envite o que no ha tenido oportunidad de ser retada.

Para un buen uso...

Al lío!!!

Aires de libertad...

1 comentario:

Nach Bueno dijo...

Me alegro que os gustara, y que no fuera sólo una apreciación nuestra de la calidad de las vías.No te pude mandar los croquis porque no los tengo, fuimos con nuestro amigo Jorrín. Saludos, y cómeme más, que te me estas quedando chupado!!!!!!!