lunes, 4 de agosto de 2008

GALAYOS: “Cresta María Luisa – Torreón”…. Una buena actividad con ambiente Galayero.

Siempre Galayos!!!

Un año hacía ya de la última vez que escalé en la que considero mi casa de la montaña, esta pequeña zona de la Sierra de Gredos, donde tantos días de mi vida he pasado en los 4 años anteriores.
Sus colosos de roca, impasibles al paso del tiempo, estaban como siempre dominando el valle, con el brillo socarrón impuesto por el reflejo del ardiente sol que nos dominaba en lo alto del cielo y nos hacía sudar por cada uno de los poros de nuestra piel.

Es grato volver a recorrer esos pasos, tras un tiempo de ausencia.

La cara se alegra y los pocos problemas que uno pueda tener van quedando por el camino, para pasar sin ellos unas increíbles jornadas, y recuperarlos ya si eso, a la bajada, con renovadas energías para afrontarlos de nuevo, en la dura lucha del día a día.

Pero en ese corto espacio de tiempo que discurre entre el subir la senda y bajarla, hay algo que cambia en nuestro interior, las emociones se hacen sentir más vivas y, porque no decirlo, nos volvemos más humanos, con valores potenciados que en la ciudad no apreciamos.
Es sin duda, un estado de felicidad que nos seduce desde el primer día y que nos hace volver cada vez que nos es posible a esos caminos de nuestras amadas montañas.

Esta vez acompañado de mi amigo Juancar, recorríamos el valle placidamente, dispuestos a disfrutar de un par de días de escalada parsimoniosa y vital. Arreglando el mundo en conversaciones personales y disfrutando desde el primer segundo de la compañía del otro.

De entre las varías líneas que realizamos, voy a hablaros y recomendaros una, que en mi opinión recoge en si misma, una aventura de grado asequible, pero de mucho disfrute, ambiente y vistosidad. Pues se trata de realizar la integral de la cuerda que une la punta María Luisa con el Torreón de los Galayos.

Los primeros rayos de Sol que se vislumbran por encima del Galayar, vierten sus destellos en la cumbre más famosa de cuantas hay en esta parte de la sierra, su porte y verticalidad nos realza el ánimo cuando nos disponemos a emprender la escalada de la vía que nos dará acceso a la primera cima de la Cresta, la P. Maria Luisa.

A buen ritmo comenzamos a escalar por su flanco derecho, fuera de la vía “Rivas- Acuña” que es la normal de esta cima, enlazando una serie de fisuras disfrutonas y alcanzando en un ensamble largo la parte superior de la “Rivas”, para en pocos metros llegar a su punto más alto.
Desde este el dominio del valle se hace palpable y la vista se llena de tantos rincones bellos como los sentidos sean capaces de procesar.

Miramos al torreón que se levanta dominador arriba y definimos en nuestros ojos la línea de agujas que nos separa de él, comenzamos aquí un sube y baja rocoso al más puro estilo galayero.
El primer tramo es más o menos sencillo y se supera rápidamente por terreno fácil que hay que ir buscando.

Proseguimos realizando unos delicados destrepes, que pueden ser evitados mediante rápeles, en los que seguramente deberemos dejar algún cordino, para alcanzar de esta forma un profundo collado con un gran bloque empotrado, hasta el cual, debemos bajar.
A la izquierda de este un largo de fisuras (IV+), nos deja en la cima de la P. Innominada, donde montaremos reunión. Otra bajada delicada, al siguiente collado, nos deja a un largo, en ligera travesía a la derecha, de enlazar con el último tramo de la “Sur Directa”.

La cumbre nos espera en lo más alto, invitándonos a la meditación, cerrar los ojos y sentirnos plenos, satisfechos y deseosos de más.

Siéntete Libre!!!

4 comentarios:

Fer dijo...

¡Siempre Galayos!
Sólo he estado una vez y me encantó...
Slds

Diego dijo...

Vaya actividad más wapa !!

Que envidia (sana) jajaja.


Un saludo, Diego.

Ignacio dijo...

hola!sólo quería felicitarte x el blog(q t está qdando cojonudo, de vrdad) y darte las gracias. Ya tengo unas cuantas preciosidades por hacer

HERMANOS CANO dijo...

Hola compañeros, la "Variante que no conozco" creo que es la vía de la polémica, que se ha llamado "Talibanes de la roca".