martes, 24 de mayo de 2011

TOROZO: “El Viejo” 6b/A0 o 7a, 250m… Soledad, motivación y ganas.

Hacía mucho tiempo que no trasegaba solitario por las vías de la conciencia, haciendo, deshaciendo y proponiendo mi propio ritmo de actividad, sin horarios, tareas asignadas (pues te toca hacer todo) o compañero con el que compartir estos momento (esto es lo que pero llevo), pero tras llamar a unos y otros y ser imposible conseguir a nadie que me acompañase, saque el Silent Partner del cajón y como en los bueno tiempos, mochila al hombro y auriculares en las orejas, me dispuse a hacer lo que más me gusta y mejor se me da, disfrutar.

Ayer noche también rescaté las reseñas de las pocas vías que me quedan por hacer en Torozo, pues con la tontería hemos escalado casi 40 rutas en la zona y casi todas en la mole del Torozo Sur, y valorando las posibilidades me decanté por “El Viejo” una ruta bastante equipada de Gabriel Martín, que se ajustaba muy bien a lo que buscaba, pues tenía que practicar con el Silent.

En el segundo largo, 60m de fina placa 6a+/A0...

Imagino que ver a alguien escalar en solitario desde fuera de la pared, será similar a fijarse como trabaja una hormiguita, subes, bajas y vuelves a subir, equipas, desequidas y vuelta a empezar, largo a largo, metro a metro, los errores los cometes tú, las soluciones también tienes que ponerlas y entre tanto te encuentras sumido en un no parar, pensando a toda máquina e hipnotizado por lo que estas haciendo, en mi caso con la música de los Red Hot Chili Pepers en el Ipod, pues me tranquiliza, me aísla y me acompaña.

Preparando la segunda reunión...

Pero si me preguntáis que si prefiero un compañero de cordada o hacerlo solo, claramente las ventajas del compañero son infinitas, más si no hay posibilidad, una solitaria o dos al año no hace daño.

Con patio y autoprotegiendo, vaya gozada...

La ruta en si, hay que valorarla de varias formas, como trazado es magnífico, placas de garbanzos finamente espolvoreados buscan un trazado elegante y brutalmente bonito, eso si, sin apenas exposición y excesivamente asegurado por parabolts y clavos sisados, que por una parte esta bien, pues la convierte en una línea muy segura y por otra regular, pues le quita el componente picante que tiene sus vecinas, a gustos los colores, a mi me ha gustado y por eso la valoro con 4****.

Mi compañero posando ante el Torozo...

Dos largos de placas, muy largos, te depositan en la gran terraza central, donde cambia la lógica de la vía (como todas las de esa parte de la pared) y comienzan a aparecer los diedros y las fisuras, un largo más pequeño y otros dos larguísmos ponen fin al trazado.

Mi compeñero de cordada...

En fin, espero no tener que recurrir mucho este año al compañero solitario este, pero si fuese el caso, cada vez le voy cogiendo mejor el tranquillo, a hacer más rápido las maniobras y a disfrutar autoasegurándome cuando el último seguro dista metros abajo. “El viejo” os gustará os lo aseguro.

Al lio!!!

Segundo tramo de la vía...

5 comentarios:

HERMANOS CANO dijo...

Nota: En el segundo largo, falta la primera chapa después de los 3 clavos iniciales, no es muy necesaria, pero queda muy feo el espárrago saliendo, por si alguien va a repetirla y quiere hacer un favor a la comunidad escaladora y llevar una chapa y un tornillo.

climbland dijo...

Una lástima, me gustaría poder acompañarte en alguna salida, aunque viendo tus proyectos, hay que ser ante todo realista, me vienen muy grandes.

A ver si un día os puedo conocer, y si es en nuestra tierra mejor que mejor.

un saludo!

HERMANOS CANO dijo...

Hola Climbland, por el Acho!! del mensaje anterior, me da que eres Extremeño y del sur, n? jejejejeje

climbland dijo...

Claro tío, sí soy Pedro, el de escaladores de extremadura. Yo pensaba que me habías conocido, como soy un poco plasta de tío jajaja. Pero es que hay que hacerse de oír, porque Sino a uno no le hacen caso, y ni aún así.

Pero seguimos adelante

Yo soy bellotero y mangurrino, pero de momento vivo en Madrid hasta que me pueda ir a la tierra.

Un abrazo chaval

HERMANOS CANO dijo...

Lo siento Pedro, en que estaría yo pensando. Un abrazo paisano.