sábado, 12 de julio de 2008

JORASSES: Las hermanas pequeñas… Vía “Contamine” a las Petit Jorasses


Sin lugar a dudas las Jorasses son uno de los lugares más maravillosos de los Alpes, caminar por el glaciar de la Mer de Glace en dirección a ellas, es un ejercicio de abstracción que te transporta a una aventura profunda.

Solo, la misma visión desde la estación del tren cremallera de Montenvert, hace estremecerse al valeroso soñador que llega hasta allí preparado con sus bártulos para acometer escaladas en sus dominios.

Mi compañero Jorge Valle y yo, acudiamos a la llamada como dos peregrinos. Habíamos dejado a nuestros compañeros del grupo de Tecnificación de Alpinismo de la Fexme en Chamonix, preparandose para ascender el Mont Blanc, cosa que ambos ya habíamos realizado anteriormente.
Así que, con la excusa perfecta y la motivación escapándose por los poros de la piel realizamos el trayecto disfrutando de cada paso, de cada palabra, de cada paisaje… en fin, de cada segundo de nuestro retiro voluntario.

En poco más de 3h estábamos subiendo por la ferrata que Leschaux, balcón perfecto para contemplar la magnífica pared de la Grandes Jorasses, cubiertas en esta ocasión por un manto nivoso que indicaba las poco agraciadas condiciones que en ese momento tenia la pared.
Pero nuestro objetivo no estaba allí o al menos en esa ocasión, porque aunque el Espolón Walker, es y será mi objetivo hasta que consiga escalarlo, las malas condiciones que ya conocíamos nos habían obligado a buscarle sustituto al menos por este año.
Es por ello que nuestros ojos ,también miraban de reojo a sus hermanas pequeñas, las Petit Jorasses, mucho menos majestuosas, pero no por ello despreciables, ya que su pared principal de 700 m, contiene algunas vías de mucha calidad.

La vía “Contamine” 700m, MD-, era nuestra elección, una escalada del día, desde la cual podíamos divisar toda la panorámica de las hermanas mayores.

Como todo en Alpes, comenzamos a las 2 de la madrugada, cuando el despertador da su señal y nos sentimos obligados de desprendernos del edredón nórdico rosa que abrigaba nuestros sueños. Tras un desayuno expres ya estamos en marcha.

La aproximación por el glaciar nos cuesta más de lo esperado y no atinamos a resolver el laberinto de bloques de hielo que tenemos delante, mas cuando queremos darnos cuenta, hemos dado una vuelta enorme para acceder al pie de vía, pero ya estamos allí.

La escalada pronto borra de nuestras cabezas todo el mundo ajeno a ella, las tiradas se suceden largo a largo vislumbrando por donde puede ir el itinerario, que en algunos puntos cruza la línea de chapas de la vía de Piola (Annouk), vamos siguiendo la ruta que años atrás siguieron los pioneros y algunos clavos nos señalan de vez en cuando que el camino es el correcto.

Varias horas después estamos cerca de la cumbre, la escalada a sido maravillosa y después de varios cientos de metros escalados, el glaciar es como una lengua blanca que se extiende en el fondo del valle, el punto más alto esta muy cerca, y ya casi tocamos la infinidad del cielo.

Alcanzado ese punto, todo se detiene, de nuevo analizo el camino, y concluyo que es él quien me trajo hasta aquí, que la cumbre es bonita, pero no deja de ser algo secundario.
Saludo al “Espolón Walker”,-" igual pronto le estrecho la mano"- y sin más, comenzamos el descenso por Annouk, 14 rápeles equipados.

Al refugio no llegamos pronto, pero Delfhin nos tiene guardada la cena, juntos Jorge y yo, a la luz del frontal disfrutamos de una velada cargada de ensueño y silencio bajo el cielo estrellado.



No se si el relato es un poco sentimental, si la info que presento es buena o mala, muchas veces me pongo a escribir y me dejo llevar por lo que me sale. Pero si alguien esta interesado en obtener más detalles, no dude en escribirme algún comentario, que gustoso lo contestaré lo mejor que pueda.

Al lío!!


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola otra vez soy Jaime Garrigós y hos voy hacer una pregunta: despues del nevero triangular la via hace una travesia de unos 40metros hacia la derecha, lo recuerdo muy bien pues es uno de los pasajes más bonitos y espectaculares de la via. En el croquis que haceis no se vé bien ésta travesia, me imagino que la hicisteis, ¿no? es que si no la recordais es que salisteis por otro lado. La hice en el 85 con Gabi, Gabriel Martín. Nosotros bajamos hacia Italia poe el blaciar de Brebucie, menuta batalla. Venga nada más un saludo.
jaime

Juanjo C. dijo...

Hola Jaime, me ha alegrado mucho ver tus comentarios, ya que es importante para nosotros el comprobar que lo que escribimos se lee.
Respecto a la vía Moby Dick, una pasada, una obra de arte, a la que la restauración le ha venido al pelo.
En el caso de la "Contamine", la hice el año pasado, y nosotros del nevero triangular salimos resto con tendencia a la derecha por unos muros con algo de escarcha. Igual no era el trazado original de la vía, pero si recuerdo que un poco más arriba ya enlazamos con ella, porque había algún clavo esporádico.

Luis dijo...

Primicooooooo, no sabes la envidia que me das cuando leo estas cosas que me encantaría poder hacer, y que no se como empezar, ni con quien.
Bueno disfruta como siempre lo haces con esto y espero verte pronto bicho.
Besos pa los Cano.

carlos dijo...

Llego tarde...muy tarde, pero más
vale tarde que núnca...
He tenido la suerte de escalar ésta
magnífica temporada de hielo con
Jorge y entre cigarrito y cervecita
ya me contó lo de la Contamine.
¡Magnífica vía!. Ya lo he dicho por
vuestro blog...pero, repito, tra-
tadme bien a Jorge...que es un gran
tipo y magnífico alpinísta...que
dará que hablar.
Saludos.
Carlos Gallego