martes, 26 de enero de 2010

ENCADENAMIENTO: Vídeo del encadenamiento de "Califa Rojo" un 7c de Archidona.

Hace un tiempo que compusimos este video y en su día no lo llegamos a colgar. Pero lo he encontrado en el cajón de los olvidos y he decidido subirlo.

Espero os guste. Siempre fuertes!!!

video

HOYAMOROS: Entre amigos.... “Canal de los Hermanitos” 200m, 60º max.

Al hilo del artículo anterior, que si no habéis leído, os lo recomiendo, se sustenta la actividad que en este se relata...

- A ojos de Oscar la canal que separa los dos Hermanitos de Hoyamoros, era una actividad exigente que bailaba entre el reto y el sueño. Para Luis la cosa pintaba pero, pues era su primera vez en el circo y la simple visión de la lengua de nieve contemplada de frente, suponía no solo un desafío físico sino sobre todo mental.

Para mi, como tercera persona que componía el equipo, me fascinaba ver sus sonrisas mientras nos acercábamos al fondo del Valle y su concentración a la hora de recibir las breves explicaciones técnicas sobre lo que íbamos a hacer.

Era como si llevase a dos niños por primera vez a un parque de atracciones, con todos los aparatos funcionando y los ofreciese montar en el que más los gusta.

Siendo sincero, compartir estos momentos y/o ser participe de ellos, me provoca una sensación de plenitud y felicidad, pues experimentas vivencias intensas, que sin duda “son lo verdaderamente importante...

Inclinado sobre la nieve dura en la que solo clavan las puntas de mis crampones, echo la vista atrás o abajo (mejor dicho) y veo desde la distancia el camino andado, no solo un camino real sino metafóricamente hablando un sendero de aprendizajes y experiencias, pues no hace ni seis años, era yo el conducido a lo largo de esa misma cuesta por mi amigo Paco Briongos.

Ahora yo soy el guía de mis compañeros, confían en mí, siento que hay una implicación invisible entre nosotros, sacamos la cuerda y decidimos encordarnos para superamos el último tramo más empinado, la simple presencia del nexo de unión, les tranquiliza lo suficiente como para poder centrarse en escalar de una forma más libre, sin la atadura del miedo a lo desconocido, sentir más plenamente los estímulos y disfrutar del vacío.

La cumbre se nos antoja poco ansiada, pues lo verdaderamente excitante han sido los movimientos finales y ninguno deseábamos que terminasen.

Y es así como comenzamos el descenso y el retorno al coche, comentando hasta el último paso de la escalada, deseando con todas nuestras ganas, que pequeñas aventuras como la de hoy escalonen el resto de nuestras vidas.

Al lio!!!


viernes, 22 de enero de 2010

LO REALMENTE IMPORTANTE.....

Desde hace algún tiempo, tengo ganas de escribir algunas líneas que no hablen de montañas o paredes, vías o competiciones, que no traten de rocas y actividades, si no que se centren en lo realmente importante de este deporte nuestro: los amigos y los valores que a través de él se consiguen y se trasmiten respectivamente.

Si miramos en el fondo de nosotros, descubriremos que el medio natural nos muestran una forma de pensar diferente, que no es la misma para los escaladores deportivos que para los alpinistas, incluso algunos hablan de una “forma de vida”. A groso modo es un paquete de valores intrínsecos al deporte, producidos en parte, por el contacto con la vida natural, el afán de superación o la vivencia de situaciones intensas con nuestros compañeros de cordada, por los éxitos y los fracasos, por las cumbre y los abandonos.

Sería poco inteligente no destacar estos aspectos y egoísta no transmitirlos a los demás, pues la riqueza personal que se puede extraer, forja una personalidad característica, en la que independientemente de la actividad, la autonomía, la cooperación, la confianza, la iniciativa, el espíritu de superación, la realización personal, el respeto a la naturaleza y alguna otra actitud que se me olvide, están presentes.

A través de este artículo me gustaría agradecer, sobre todo, a esos amigos, que cuando empecé a escalar, me trasmitieron todas estas cosas y más, me enseñaron lo que sabían desinteresadamente y me acogieron en su círculo de amistades. A Jesús Artaloitia por guiarme en mis primeros pasos, a Benjamín Collado, a Paco Briongos, a Jose Antonio García Regaña, a los miembros del Grupo Placentino de Montaña (que aunque ya no salga mucho con ellos, los agradezco mucho las enseñanzas que me aportaron), a Manolo Parra, que me dío una visión distinta de las cosas y me enseñó a ver con otra lente, a Jose Isidro Gordito que me dio una gran oportunidad y a tantos otros que, aunque no los nombre, están siempre cerca de mi.

Pues realmente, estas personas, que comparten tu vida y de vez en cuando dejan las suyas en tus manos através de una telaraña de cuerdas, son la verdadera riqueza y potencial de la escalada. Supongo que los amantes de otros deportes dirán lo mismo de ellos, pero por muchos que he probado y estudiado, no he encontrado otra disciplina deportiva que engrane tantas actitudes socialmente positivas como la que engloba este mundillo.

Entiendo de todas formas, la reticencia de mucha gente ante la práctica de un deporte que denominan “de locos”, pues los riesgos siempre están y ciertas disciplinas de alto nivel son realmente muy peligrosas (Solo integral, A6+, WI7+X, etc..) pero, si no ponemos nuestras miras tan altas, consolidamos una buena formación y respetamos las medidas de seguridad, esa locura tornará a control y este en experiencia y diversión.

Para que me entendáis los que no dominéis mucho el lenguaje de letras y símbolos que gradúa este deporte, es igual que si conducimos a 200 km/h por una carretera de montañas con muchas curvas, asumiendo un riesgo muy elevado que, si no somos muy buenos conductores altamente preparados, puede fácilmente acabar en desastre. Pero si empezamos a conducir, tutorizados por un profesor, por una carretera poco peligrosa, con el tiempo disfrutaremos guiando nuestro vehículo por caminos más complicados, sintiendo el aire al sacar la mano por la ventanilla haciendo olas, y podremos, con el paso del tiempo y con unas pretensiones basadas en el puro disfrute, ir cabalgando rutas más difíciles.

Diariamente veo a los jóvenes deportistas que aprenden a escalar en la escuela municipal donde actualmente trabajo, los observo mientras bromean con sus compañeros, a los cuales conocen desde hace bien poco, juegan con ellos, los sonríen, después veo como esas caras sonrientes tornan en esfuerzo si comienzan a escalar o en seriedad si están concentrados en el aseguramiento de su compañero y como, inevitablemente, las dos caras vuelven a sonreír si consiguen su propósito o lo vuelven a intentar con la misma concentración si no lo han logrado.

La magia que envuelve el equipo es intensa...

Con estas líneas, que al final son más de las que pensaba escribir y muchas menos de las que merece el tema, me gustaría destacar y defender los aspectos didácticos y formativos de la montaña, la riqueza de las relaciones interpersonales que en ella se desarrollan y las amistades que se forjan en su seno.

Por supuesto queda abierto el debate para que penséis y opinéis.

Al lío!!!


miércoles, 20 de enero de 2010

PONOIG: “Viaje Espacial”+ “Valencianos” 450m, 6a+. ... Equipamiento moderno + lógica clásica.

Con esta última entrega, cierro la trilogía dedicada al Stage de Levante que, durante los primeros días del año, nos ha llevado a tierras Alicantinas. Nos hubiese gustado visitar más zona y conocer algunas paredes a las que todavía no hemos ido, pero el frío y la nieve... Si,si!! la nieve que tapizaba las zonas más altas, recordando que el invierno siempre esta presente, nos lo ha impedido y nos ha hecho retroceder hasta el nivel del mar.

No obstante, antes de que esta borrasca llegase, nos dio tiempo realizar una visita fugaz al gran León Dormido, nombre con el que se conoce al macizo del Ponoig. Sin duda, este rincón soleado de la montaña Alicantina, es uno de sus mayores terrenos de juego, con rutas de más de 500 metros de longitud y varios kilómetros de faldas.

Corría el cuarto día de actividad frenética y sin descanso, las sábanas dudaban si dejarnos escapar o no, pero el cielo inmaculadamente azul que se colaba por entre los barrotes de la ventana, nos invitaba a darnos prisa si queríamos escalar la ruta planteada la noche anterior.

Un desayuno fugaz, y una recogida un tanto precipitada, pues el reloj implacable se empeñaba en no darnos tregua, precedió a todo un sinfín de pormenores obstinados en quitarnos horas de sol y no permitirnos llegar al aparcamiento donde comenzaba la aproximación. Pero, una vez en él y sin esperar más tiempo que el justo y necesario para enfundarnos en los trajes de escalador con frontal incorporado, emprendimos una veloz aproximación y rápidamente el viaje espacial de escalada que nos conduciría, o eso esperábamos, a la cumbre.

La enseñanza del día, pues como el viaje era una actividad formativa de Plan de Tecnificación Extremeño de Alpinismo y siempre buscamos un hilo conductor, era palpar la diferencia entre una vía de carácter deportivo y corte moderno y una clásica sin apenas equipamiento, de ahí la elección de la ruta.

Tras varios largos las risas y las bromas, mezcladas con buenas dosis de roca y magnesio, dieron paso al cansancio acumulado de los días anteriores y al final de la primera vía los cuerpos resentidos buscaban reservas de las que tirar para seguir adelante, así que un respiro, algo de comida (poca eso si), un trago de agua y a apretar los dientes que el día es muy corto y aunque solo llevamos un par de horas y media escalando, la mañana a empezado muy tarde.

Cogemos la siguiente ruta con ganas, apurando la cuerda y vislumbrando un camino perdido entre la vegetación y la ausencia de seguros, pero al final un olfato intuitivo nos muestra el camino adecuado. Así comemos los largos uno a uno y llegamos a la cima con un largo final de mediana dificultad que se escapa de nuestra reseña..... creo que este no era por aquí, pero bueno, allí estamos... Los penúltimos royos de sol rasgan el mar Mediterraneo con un tono brillante, mientras las nubes van cerrando el cielo encima de nosotros, mañana descansaremos forzosamente.

Mientras comenzamos el largo descenso, la luz comienza a difuminarse y el día da paso un millones de bombillas que iluminan las ciudades costera desde Benidor hasta Calpe, es curioso observar el mundo desde este punto de vista.

- “En estas ocasiones pienso en la riqueza personal que proporciona el ser capad de mirar las cosas desde diferentemente puntos de vista y como a veces nos obcecamos en que solo existe el nuestro” -, defecto o virtud, dejo ahí la reflexión. Me siento como un astronauta observando la tierra desde el cielo, es bonito y acojonante...

Venga chicos daros prisa que se nos hace de noche y aun hay que buscar donde dormir.

Al lío!!!

Datos de la Ruta:

Nombre: Viaje Espacial + Valencianos.

Metros: entre 450 y 500m, aprox.

Descripción: Viaje Espacial, 250 metros de terreno equipado, 6a+ de dificultad máx., pero en el que hace falta medio juego de friends (medianos), sobre todo para el último diedro. Ultimo tramo de “Valencianos” 200m, dificultad máxima 6a (un par de movimientos), terreno desequipado, con algún anclaje asilado. Busca las zonas más fáciles de la pared, como buena clásica.

Horario: 4h y media para nosotros + Aproximación y descenso.

Descenso: Dificultad moderada. Hitos hasta el primer rapel, descenso por pedrera y a la izquierda por sendero hasta encontrar la ferrata que nos lleva hasta los otros dos rápeles, se puede bajar en 1 con cuerdas de 60, muy justo. Ojo!!

Roca: Bastante buena en la primera parte, regular en la segunda .

lunes, 18 de enero de 2010

PEÑÓN DE IFACH: “Costa Blanca”, “Triple indirecta”, “Polvos Mágicos” y “Diedro UBSA”…. Recodo de buen tiempo en una España llena de nubes.

Con aire despreocupado y paso apresurado nos acercamos al famoso Peñón d´Ifach que, saliendo desde el mar, se eleva más de 300 metros sobre nuestras cabezas. El paseo es corto, pero lo suficientemente largo para fijarnos en los contornos redondeados de su figura, similar a un gran queso roquefort, la visión paralizante invita a fotografiar cada rincón, pero por curioso que parezca, nunca he sido capaz de sacar una foto inicial de la pared para poder hacer posteriormente una buena reseña.

Mirándolo desde la perspectiva que me da el sillón de casa, es como si cada vez que me enfundo en mi material de escalada y me dirijo hacía el pie de vía, entrase en un trance que solo se rompe cuando por fin siento el vacío debajo de mis pies, en este lapsus no recuerdo que pasa por mi cabeza, supongo que me concentro en la escalada, analizo sus pormenores o disfruto del sol sobre mi cara y las vistas al mar. Sea lo que sea que pasa por mi mente, no me acuerdo nunca de sacar mi cámara y tomar una instantánea decente, por lo que en esta entrada, aparte de un solo croquis y una breve descripción, no encontrareis una reseña buena de todas las rutas.

Varios día y varias vías hemos escalado esta vez en el peñón, pues parece que era el único rincón de la península que se libraba de la borrasca o que al menos, nos respetaba y acojía para que pudiésemos amortizar el largo viaje desde tierras extremeñas.

En el bolsillo hemos vuelto con “Costa Blanca”250m,7a, “Tripe Indirecta” 340m, 6c, “Polvos Mágicos” 230m, 6b y “Diedro Ubsa” 250m, 6a, malas fotos y buenísimas experiencias, mimados por un tiempo suave, acariciados por las aguas del mediterráneo y a la sombra de un viento gélido del norte.

Comenzamos con “Costa Blanca” el día dos de nuestro periplo. Ruta que surca de forma deportiva el franco izquierdo de la pared, comenzando justo a la derecha de “Valencianos”. Equipada con parabolts es sin duda, a día de hoy, una de las más asediadas de todo el peñón, 5 largos de dificultad media, coronados por un magnífica 6ª tirada final que roza el 7a conforman una escalada moderna, directa y con pocos peligros objetivos.

Para el segundo día elegimos dos itinerarios, pues nuestro amigo Iñaki Casillas, se acercó desde Alicante, haciendo un paréntesis en sus ajetreados estudios, para compartir una jornada friki con nosotros. Por un lado Chema y Fran, se embarcaron en “Polvos Mágicos” o más bien rebotaron a ella, pues su intención inicial era “El diedro UBSA”, pero a la vista de la aglomeración de la ruta (3 cordadas), buscaron a tientas una alternativa adecuada, por otro Iñaki y yo entramos en la “Triple Indirecta”, una mezcla típica peñonera que encadena varios largos de diferentes rutas para crear un trazado en libre, en este caso, Anglada-Gallego + Revelación + Mistela.

De la primera no puedo hablar mucho, pues la escalaron mis compañeros, a destacar lo pulido de su roca, ejemplo claro de la gran cantidad de cordadas que pasan por ella, de la segunda, comentar que es un trazado audaz, con libre difícil y un equipamiento justo, equilibrando seguridad y aventura. También destacar la posibilidad de perderse y necesidad de llevar una buena reseña y gran capacidad de visualización sobre recorrido, os dejo la reseña de la página ”Matxinklimb”, en la que además podréis encontrar buena información de otras vías, no solo del peñón sino de todo levante.

Para finalizar nuestra actividad en el peñón y rebotados del Cabeço d´or por un tiempo desagradable, escalamos “El Diedro UBSA” en un estilo relámpago, pues después de habernos despedido de estos horizontes dos días antes, nos obligábamos a volver, repelidos por los fríos de las montañas más altas, en busca de cobijo y actividad, a una hora bastante tardía y con un cielo no muy brillante.

Era la segunda vez que escalaba este itinerario en pocos meses y no nos costó mucho superarlo, decir de él, que también esta un poco desgastado por el paso de las cordadas, pero que sin duda, puede ser la vía más lógica y de corte más clásico del muro. Para escalarla no hace falta nada más que cintas express, no obstante un juego de friends nos será útil si no dominamos el grado, pues los paseos entre seguro son kilométricos.

Así, después de este día tintado de gris, dejábamos por fin el mar mediterráneo, prometiéndonos volver con prontitud, cautivados por los matices y encantos de la zona, por la calidad de su roca y de sus gentes, por la calidez de su clima y por un montón de cosas más que lo hacen tan especial…

Al lío!!!

lunes, 11 de enero de 2010

PENÓN DEL DIVINO (Sella): “Fisura Edwards” 200m, 6b... Comienza el Stage Levante Enero 2010.

Si, si, estoy de acuerdo con vosotros en que el cambio ha sido muy drástico. Pero entenderéis, que llegan determinados momentos en los que hay que tomar decisiones y que no siempre podemos hacer lo que más nos gustaría. Forma parte del juego...

Un día te encuentras preparando la maleta para viajar al Pirineo, con tus piolets recién afilado, las botas impecables, cansadas de esperar todo el año, los tornillos de hielo, la ropa de abrigo, etc. Y en cuestión de minutos, desenfrenadamente, sacas todos estos aperos y los cambias por los pies de gatos, la bolsa de magnesio y un puñado de cintas express, pues el viaje que llevabas planeando desde hace algún tiempo es inviable y hay que cambiar repentinamente de horizonte.

Así es este
deporte, debes adaptarte o quedarte en casa. En momentos como estos recuerdo los objetivos que llevaba en la cabeza antes de mis primeros viajes a Alpes y las actividades tan distintas que acabé haciendo, con el tiempo hemos aprendido que “depende de las condiciones” es la mejor de las actitudes, y que un plan cerrado se trunca, como una bola de nieve al golpear el suelo, en cuestión de segundos.

Pero al final, los planes de última hora también valen y también
funcionan. Por ello cambiar el invierno del Pirineo en pleno temporal, por las exuberante paredes de las montañas alicantinas, no parece tan drástico y mucho menos tan alocado.

Así que, después de tornar de
chips, ropaje y cacharreo emprendimos como buenos peregrinos, el camino rumbo este, hacia la salida del sol. Hacía un sol que nos arropase en el frio invierno y nos permitiese una ventana de buen tiempo, en los día revueltos que asolaban la península, no habíamos hecho más que comenzar el año y los buenos augurios de un 2010 pasado por la piedra empezaba a cobrar fuerza en nuestro interior.

-“Fran pon esa canción que
me recuerda a ella, que el Levante nos espera...”, Comienza el viaje...

Nueve días, ni más ni menos, nueve días de escalada y formación, pues en parte ese era el propósito que nos llevaba hasta allí; en el coche, los integrante del Plan de Tecnificación en Alpinismo de la Fexme que no habían sucumbido a las lesiones u obligaciones de trabajar en esta época, Fran y Chema.

Barajamos varias posibilidades, pe
ro al final, decidimos y planteamos las actividades en “función de las condiciones” en ese hilo conductor de formación continua y ascendente, de la conducción a la autonomía, de lo fácil a lo complicado.

Comenzamos por la vía que rige estas líneas, y que a estas alturas de texto, conviene recordar, pues toda esta puesta en circunstancias ha ido devaluando lo verdaderamente interesante del artículo.

El Peñón del Divino, se levanta encabezando el valle de Sella como un muralla que reta a los numerosos escaladores que visitan el fondo de su cuenca, recordándolos que hay muchos tipos de escaladas y que el grado no siempre lo es todo.
Una aproximación cercana a la hora, por un camino imperceptible cercano al III grado, que obliga a extremar las precauciones, es la carta de presentación y el precio obligado por tocar la calidad de su roca, adherente y sin marcas de magnesio.
Entre las comprometidas posibilidades que abarcan desde el artificial laborioso al libre de dificultad, elegimos una ruta asequible “El Diedro Edwards”, de una longitud moderada “200m” y un nivel para empezar progresivamente “6b”, vía plaquera de autoprotección, que si la unimos con su aproximación y descenso, componen una buena actividad de montaña, no se si válida para calentar este inicio de viaje o para quemarlo, pero eso si, perfecta para evaluar como nos encontrábamos físicamente con vistas a la maratón de los días posteriores.


La ruta, lógica y bonita en todo su recorrido, recorre el marcado diedro de la parte izquierda del gran peñón, no llega a su cumbre, aunque es posible alcanzar esta siguiendo una línea fisuras al final de la diagonal, resultando otros dos bonitos largos de sexto grado (6b).

Con ella, dábamos por iniciado el viaje que durante la semana siguiente nos llevaría por el Levante, buscando aventura, reto y aprendizaje... El Peñón d´Ifach nos esperaba mañana... pero eso es otra historia...

Al lío!!!