lunes, 6 de octubre de 2008

CABAÑAS DEL CASTILLO: “Rebelde sin causa” 70m, A3+/A4… Sin mucho que decir.

El miedo me atenazaba mientras intentaba poner un spit, colgado de un par de uñas en los metros finales del segundo largo, mi anterior buen seguro estaba ya unos 5 metros más abajo y el coco me iba a estallar, pues los dientes del autoperforante no eran capaces ni de arañar la dura cuarcita de esa franja rocosa.

De esta guisa y con más dificultades para bajarme que para seguir hacía arriba, planté un plomo y sin mirar abajo, el baile de los ganchos prosiguió.


Así, este fin de semana del 4 y 5 de Octubre, en la

intima soledad que se palpa en las bella pared de Peña Buitrera en

Cabañas del Castillo, nació “Rebelde sin causa”, una

propuesta muy ambiciosa que tenía entre manos y al final me supo a mucho y en cierto modo

superó todas mis expectativa y a punto estuvo de superarme a mi.

Es por ello que sin

muchas o ninguna referencias sobre este grado, propongo la que posiblemente sea la ruta más dura de Extremadura en este estilo A3+/A4. Pues 15 metros de ganchos y plomos, sin nada que te proteja la caída, excepto una uña falcada sobre una gran laja no muy de fiar, espero avalen el grado.

Recién llegado de Yosemite y con la técnica del pedaleo bien cogida después de más de 50 largos en el Capitán, no he podido esperar ni una semana para volver a escalar en mis tierras extremeñas.

Debido a la prohibición que asola la zona, por nidificación, era el momento justo para ir a Cabañas del Castillo, esta bonita zona de la comarca de los Ibores, que tan acogedor resulta a los escasos escaladores que se acercan para acariciar la suave cuarcita de sus escarpadas lomas.

Solo, pues la búsqueda de compañero por estas tierras, es tarea ardua y difícil. Me adentro en una aventura de risa, en la que entre atrás cosas vivaqueas a pie de coche en la plaza del pueblo.

Mi objetivo, abrir una buena línea directa en la pared central de la cara SO de la Peña Buitrera. Una franja rocosa, de bellos tonos verdes, debido a los líquenes que en gran parte cubren la pared, con una altura de 70 m aproximadamente y

tan vertical que las cuerdas caen a plomo rozando la pared.

Así tras realizar en solitario la “Rompebrazos” y el último largo de “Tu lo que quieres que te coma el tigre”, tras un gran rapel, voy visualizando la franja rocosa por donde pretendo subir después, prediciendo que no me va a ser tan sencillo como yo pensaba desde el suelo, pero en fin, nadie dijo que esto de escalar fuese fácil.

Preparo mis cosas, plomos, ganchos, clavos, peckers, friends, fisureros, ect, y con unos cuantos kilos de chatarra empiezo a ganarle metros a la pared, autoasegurandome a una buenísima reunión que monto a pie de vía.

Los primeros ganchos son muy buenos y en pocos movimientos me encuentro ya a una altura considerable, miro abajo y decido poner un spit, pues no quiero hacer un descenso fatal.

Continuo bailando al son de los seguros, ninguno de buena calidad, hasta colocar un friends que me aporta algo de seguridad, respiro hondo, me seco el sudor y prosigo. Han pasado más de una hora desde que empecé y aún veo la reunión muy lejos, más que antes si cave.

Tras unos difíciles movimientos coloco el segundo spit, ya que calculo, que si me cayese desde aquí, llegaría al suelo.

El último tramo se me antoja más generoso, pues tras estirarme para pillar un buen agujero donde el gancho me da confianza, coloco un clavo bueno y en pocos metros estoy en la reunión.

En total varias horas de emociones contrariadas y bastante miedo metido en los huesos. Por hoy he terminado, mañana será otro día.

Vuelvo al pueblo y disfruto de una pequeña siesta en mi coche, una familia que esta en una de las casas rurales del pueblo, ponen la nota alegre, en este mar de soledad y meditación en que he convertido el fin de semana.

El Domingo amanece pronto para mi, pero como se lo que me espera no me apetece moverme del saco, tan calentito y confortable. Pero….

Tras jumarear el 1º largo, coloco el material y echo un vistazo a lo que me espera, uff!!! Escalaré sin pensar!!!...

Tras unos movimientos en los que me doy gracias por comprarme un par de peckers en Yosemite, que en este tramo me van al pelo, me tengo que estirar en demasía para colocar un clavo, empieza la juerga…

He dejado la franja horizontal en la que me encuentro, triangulada como una reunión, con dos friends y un clavo, pues veo que en unos metros no hay nada de nada.

Empiezo con los ganchos poco a poco. Un nudo me atenaza el estómago cuando tras lo que parecía un buen anclaje, se rompe me salta a la cara. La suerte quiere que no caiga al quedarme de gancho anterior que aun no había retirado, pero una herida en mi nariz, me hace aumentar el nivel de miedo que tengo en el cuerpo.

Los spits se niegan a entrar y no me queda otra que seguir un poco más. Así tras colocar un plomo, en un lugar perfecto, agarro otra franja horizontal, que coso igual que la primera con un clavo y dos friens, todo triangulado.

Es momento de pensar, relajarse, beber algo y mirar lo que queda, descargar tensiones y plantearse la situación.

En una de estas, ya casi convencido de que me bajaba, reanudo la marcha hacía arriba, sin pensarlo más, me encuentro bailando en una danza similar a la anterior. Llego a una gran laja, donde por más que miro, solo puedo colocar una uña bien falcada, los spits se niegan a cumplir su función y yo cada vez estoy más alto.

Pero no hay marcha atrás, en los últimos metros gancheo y coloco los pocos plomos que me quedan, además de agarrarme con los dedos a las regletas como si fuese a romperlas. Un último plomo, me sirve para salir a la repisa.

Beso la roca y doy gracias por no haber herrado en estos últimos metros.

He terminado por hoy…..!!!!


Tengo tanto miedo, que los últimos metros, por la vía equipada de la izquierda, se me antojan muy difíciles y las chapas muy alejadas.

Cuando por fin llego a cima, no quepo en mi de gozo… He terminado la vía y el miedo se ha transformado en felicidad, es la magia de la escalada.


Ahora a esperar repeticiones y buscar nuevos retos, que siempre los hay.

Al lío!!!

7 comentarios:

Javi L. dijo...

Enhorabuena por esta vía, tiene muy buena pinta.

Si bajo por extremadura intentaré repetirla, ya te contaré. Me imprimiré el croquis.

Kiko dijo...

Enorabuena por esta escalada de artifo......que terreno más guapo para uñear!...

Diego dijo...

Joder, q "miedo" colgar de las uñas o de esos clavos con alondra...DIOS...


Buen reencuentro después de Yosemite.

Salu2

txema dijo...

AUPA JJ.
No parais, estais hechos unos maquinas.
Todavia con las retinas inundadas de granito Yosemitico y ya andais pe(da)leando por tierras castellanas.
Los del norte ya volvimos tambien a casa. Despues de abandonar el valle no hubo mucha roca, un poco de Bishop, un intento en Red Roks pero mucho calos y desfas en Las Vegas.
A ver si os mando unas foticos cuando me asiente.
UN ABRAZO PARA LOS DOS

HERMANOS CANO dijo...

Hola Txema.

Me alegra que hayais vuelto todos a casa bien. Yo ando poniendome al día con la universidad, que no es facíl si tenemos en cuenta la gran cantidad de fiestas que hay estos dias.
Pero como siempre si me puedo escapar lo hago y despues de tantos largos de artifo por allí, me sentía tentado a enfrentarme a una movida de estas.

Un saludo y un abrazo enorme a todos, y esas fotos serán bien recividas. Nos veremos pronto.

Anónimo dijo...

muy maja la vía sí señor, todavía no sé cómo tantos gancheos ¡y sólo se te fue uno! la cuarcita "falla" mucho más,
¡tienes las estrellas de tu lado guey! -además de la técnica je je-

(yo no pienso repetirla, por la parte de atrás me di un vuelo de 7 m y no vuelvo)


recordar que algún cacereño por los primeros ochenta también fue contribuyente a tope, pero "lo dejaron" cuando empezábamos unos cuantos , no conozco sus nombres

a seguir encalomando y salud

Anónimo dijo...

Buena vía!! y emocionante historia!! Hace poco os mandé unas fotos de la freeblast... no sé si las habéis recibido. Saludos,

Alberto