lunes, 23 de enero de 2012

ALBUJEA: “Supermeli” 205m, 6c+/A0… será una vía deseada.

Como manda la tradición, esta ruta a pendido de una chincheta en la pared de mi habitación hasta que hemos ido a repetirla, en dos versiones finamente elaboradas, una de mano de Fátima, cuidada y bonita y otra más cutre de la mía propia. Aunque al final, ninguna de las reseñas nos acompañó en la ascensión.

Resulta que el plan inicial era ir al Circo de Gredos, pero ya se sabe… Se pegan las sábanas, hay que hacer parada obligada en el bar de Roberto para darnos un majestuoso desayuno y el tiempo se echa encima. Por lo que al final, como tantas otras veces, cambiamos la nieve por la roca y, las colas al pie de las pocas cascadas que hay formadas estos días en el circo, por la soledad de la roca de la Albujea, que en pleno mes de enero te permite escalar en tirantes.

Travesía hacía el péndulo...

Todo esto para decir, que improvisamos el plan, anotamos de cabeza la reseña en un papel y al final, nos fuimos a intentar en libre la “Supermeli”.

Una ruta mitad nueva, mitad vieja. Fruto de una gran apertura de los 80 y una magnífica ampliación del año pasado a cargo de Nacho y Uge, que en conjunto, ha conformado una ruta preciosa, recia y con variedad.

A día de hoy se encuentra un poco sucia, pero con el paso de las cordadas, alguna mano de limpieza extra y la sustitución de los viejos anclajes, tiene trazas de convertirse en un itinerario deseado y fotogénico, donde jugar a vendarse las manos y maniobrar al más puro estilo Yosemitico, pero con mejor adherencia.

Gran Laja...

¡¡Un día radiante para escalar!!, pensé. Cuando a pie de vía, organizaba el material y miraba los ojos de Fátima, que reflejaban o a caso emitían, un reflejo similar al del amarillo astro. Síntoma inequívoco de la emoción de la escalada y de la pasión con la que mi compañera vive este deporte.

El equipo...

Mi intención era hacer en libre toda la vía, me encontraba muy bien y la veía color.

El primer largo es sencillo (V), el segundo no tanto (6c). Son de los largos añadidos y se nota que no están muy limpios aún. La segunda tirada me obliga a empotrar manos y puños por una fisura bastante dolorosa. Pronto se me abre alguna herida en la mano y maldigo el no habérmelas vendado con guantillas.

Resolvemos la tirada tres (V) y el péndulo de la cuatro (6a/+). En este no nos hace falta la uña indicada y apretando un poquito llegamos sin tregua hasta debajo de la gran laja.

Desde esta posición, el siguiente tramo se ve precioso, organizo los friends en función de lo que veo, ubico los que voy a colocar y me aprieto los gatos. No parece que haya murciélagos debajo de la laja. Me cuesta poco esfuerzo escalarlo en libre (6c), mucho menos que el sufrido 2º largo y en poco más, estaba en la siguiente reunión.

El largo sexto es duro (6c/A0- 1p). Hasta aquí, todo había salido en libre, apurando los últimos polvos de magnesio que me quedaban en la bolsa sin rellenar. Pero en este, agarro el último buril a punto de escurrirme por la placa abajo. Concluyo que es más duro de lo que la reseña indicaba, por lo que anoto en mi cabeza el grado que me parece y prosigo. Un pasito en A0 y salgo de nuevo a la placa, navegando hasta la reunión.

Fisura "Mojo Picón" pica al entrar y pica al salir...

Mención aparte merece el último largo, recio y guapísimo (6c+/A0-1p). Un paso de entrada negociable, nos sitúa en una fisura desplomada preciosa que escalo en babaresa hasta arriba del todo, sudo la gota gorda y me lamento de no tener magnesio donde secar mis manos. Chapo el último anclaje y con fuerzas para seguir pero con el coco tocado por el jabón de las manos, en vez de forzar la caída o conseguir en encadene, amarro fuertemente la cinta y seguidamente agarro el canto siguiente para proseguir.

Escribiendo estas líneas, ya pienso en volver a repetir esta tirada y conseguir encadenarla, porque me parece un largo cinco estrellas que se situará en el 7º grado.

Estamos en la cima, un poco cansados de la intensidad de la semana y de la ruta, por supuesto. Contentos, pero con la espinita del encadenamiento en libre clavada. Dulce espina que nos reta a volver de nuevo…

Momento Zen...

Seguimos entrenado, para nada y para todo. Pues hay una noticia que aun no os he dado, y es que, tres federados extremeños, Fátima, Jorge Valle y Yo, estamos seleccionados para las pruebas del Equipo Español de Alpinismo, masculino y femenino respectivamente. Además de otros cuantos amigos como Alex, Roberto, Juan, Lucia... Un lujo poder intentarlo.

A vista de pájaro...

Al lío!!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por el ofrecimiento de las zapatillas y un saludo a los dos....máquinas

Firmado:
Ángel....uno de los que bajaban con pies de gato :)

HERMANOS CANO dijo...

De nada Ángel, no tiene de que..

Gracias a Uge, por la foto general para poder hacer la reseña de la vía.

Un saludo